jueves, 31 de octubre de 2013

El momento del cambio en los partidos


Hoy los informativos iban cargados de decisiones judiciales sobre la Gurtel, Bárcenas, los ERE, etc. como lo más destacable del día Sea esta reflexión sobre el sistema de partidos, sus talones de Aquiles, y la necesidad de que los partidos cambien.

De lo que se va conociendo de todos estos casos, no es difícil inferir que el control de la financiación de los partidos, la fiscalización periódica de sus contabilidades, o la reducción de los cargos de confianza al mínimo, estarían entre las medidas imprescindibles para evitar que en el futuro se reproduzcan situaciones similares a las que hoy vivimos con nuestro sistema de partidos. Pero sería de ciegos no ver que el principal problema es la propia estructura organizativa de los partidos.
Los militantes de base no aparecen en estos episodios judiciales, sino que son las personas vinculadas a sus cúpulas las que lo hacen como testigos o como imputados. La gran mayoría de los motivos que acaban con los partidos en los juzgados ocurren por el hecho de que las direcciones priman sobremanera, respecto al papel de la militancia, que no permitiría los desmanes y delitos, prescritos o no, que se están conociendo.
Algo tan sencillo e intrínseco al sistema democrático, como es que cada militante tenga un voto en las decisiones de su partido, resulta una reivindicación que las direcciones se encargan de acallar por el propio sistema de voto que estas implantan dentro de sus organizaciones. Parece que ha llegado el momento de que esto cambie, si se quiere que el sistema de partidos perviva.
Para ello, deben ser los militantes y no los órganos del partido quienes decidan quienes componen las listas electorales, quienes deben ser los dirigentes del partido, o quienes acuden a las conferencias y actos en nombre de la organización. Dejar esto en manos exclusivamente de las direcciones, convierte a estas en un grupo cerrado e impermeable a cualquier intento de autocritica. Son los militantes quienes deben asumir responsabilidades en los órganos del partido.
Pero lo anterior es imposible sin la existencia de un procedimiento de primarias, de un sistema de listas abiertas y de la elección directa en los cargos orgánicos por los militantes. Las direcciones siguen sin asumir que para los ciudadanos que no militan, esta es la mejor garantía de transparencia y participación en estas organizaciones, y a la vez la mejor manera de involucrar más a los afiliados y de posibilitar el debate interno.
Otro aspecto que parece como fundamental es la limitación de los mandatos y la incompatibilidad para ejercer más de un cargo de representación u orgánico, así como incompatibilidad para figurar en más de una lista electoral, acceso por meritos, expulsión por transfuguismo o implicación en procesos judiciales,
Ser cargo de un partido, no puede ser una forma de ganarse la vida. Los cargos de un partido, primero han de ser militantes y por lo tanto deben tener la ideología del partido al que van a representar, pero también la preparación adecuada para ejercer el cargo al que optan en nombre de su partido. Ahora que comprobamos con tristeza que los programas electorales son solo papel mojado para muchos partidos, es el momento de reafirmarnos en las ideas que representamos como el único referente valido para que el ciudadano nos de su apoyo electoral, y el momento de hacer de la fiscalización de esos programas electorales por la militancia un instrumento de garantía para los votantes, y complementar esa fiscalización haciendo que los cargos públicos den cuenta periódica de sus gestión, tanto en gobierno como en la oposición, ante la militancia.
Las nuevas tecnologías pueden facilitar un modelo de partido que permita y fomente la participación real de los militantes, su formación política e ideológica, la comunicación de los militantes con los cargos del partido, un mejor aprovechamiento de los recursos humanos, y poder incorporar a nuestras listas electorales a las personas mejor preparadas para el ejercicio a desempeñar.
Las sedes del partido deben dejar de ser solo oficinas, para convertirse en lugares de cultura y encuentro. En el siglo XXI, los partidos no pueden ser la casa cerrada donde se deja entrar a los ciudadanos solo cuando llegan las elecciones, y eso es imposible si solo se mueven mediante actos cerrados a la militancia, y no se incorporan a los movimientos ciudadanos.
Crecer en militancia debe ser un objetivo inexcusable, puesto que una gran afiliación es garantía de no manipulación, y de estar cercanos a la sociedad y a sus inquietudes. El papel de los jóvenes y mujeres es fundamental en la sociedad, y su presencia en la afiliación se debe propiciar con una discriminación positiva para que el partido sea fiel reflejo de la sociedad a la que intenta representar.
La próxima semana comienza la Conferencia Política del PSOE, y parece un buen momento para que estos planteamientos se debatan sin ningún miedo al cambio. De no hacerse, el miedo que puede aparecer es a la desaparición de un partido con más de un siglo de historia, y que ha sido capaz de llevar a nuestro país la las mayores cotas de derechos y libertades de su historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...